Seguir
Me gusta
Abogados
Boletín de noticias
Columnistas — marzo 26, 2013
Nueva ley de convivencia

Cuando acaba de sancionarse la Ley 1620 del 15 de marzo de 2013, norma ambiciosa con que se pretende mejorar la convivencia escolar, es pertinente aclarar si podemos confiar que al fin se extinguirá la violencia que desde hace años afecta a los colegios. La reciente ley ordena estructurar organismos que garanticen una pedagogía efectiva sobre los derechos humanos, que eduquen para una sexualidad sana y que acaben de una vez por todas con el matoneo y los abusos sexuales de que son víctimas los estudiantes al interior de las

instituciones educativas. Pero recordemos que las conductas agresoras contra los menores venían aumentando cada vez más a pesar de estar tipificadas suficientemente en el código penal y en el código de infancia y adolescencia.
 
Si llega a quedar engavetada en las oficinas administrativas o sin divulgación entre las comunidades educativas, sería otra norma más de letra muerta. La nueva norma, con un texto de veinticinco páginas e identificada con el simpático título, “por la cual se crea el sistema nacional de convivencia escolar y formación para el ejercicio de los derechos humanos, la educación para la sexualidad y la prevención y mitigación de la violencia escolar”, amerita que siquiera por una semana se releven temáticamente los horarios ordinarios de clases, para generar una especie de asamblea escolar constituyente donde se trabaje en mesas redondas con la lectura del texto normativo, con relatoría de los procesos de asimilación e incorporación reguladora en los manuales de convivencia, con motivación en carteleras, con autocríticas individuales y colectivas,  y con representaciones artísticas. 

 

Publicidad

Otras noticias

Compartir

Sobre el Autor

pablo acosta